6 de mayo de 2013

A VECES

a veces, lo más honesto es asumir que tenemos miedo a abrir una puerta y que sea la equivocada aunque lo cierto es que no hay dos puertas, una al dolor y otra al amor, sólo hay una: o sientes o no... tú decides...

No hay comentarios:

Publicar un comentario